Todos podemos ser felices: la clave de la resiliencia y su encuentro con los estoicos

 

La resiliencia es un concepto psicológico que ha venido utilizándose cada vez con más frecuencia a partir de la década de los sesenta. Esta idea ha ganado popularidad en el ámbito organizacional, del coaching y de la psicología clínica en los últimos años.

Hablar de resiliencia es referirnos a la capacidad de una persona o de un grupo de personas para sobreponerse y adaptarse a situaciones difíciles, adversas o traumáticas. Su origen etimológico viene del latín resilio que significa “quedar como estaba al principio”, es decir, recuperarse o volver al estado original.

Felicidad_Resiliencia_Nueva_Acrópolis_El_Salvador

Esta es una característica psicológica que puede ser desarrollada por todos,  aun cuando algunas personas son más resilientes que otras. ¿De qué depende la resiliencia? El nivel de resiliencia de un ser humano depende de las programaciones mentales, paradigmas y puntos de vista que se desplieguen ante una situación estresante o difícil, en tanto que nuestra forma de pensar determina nuestra forma de actuar.

¿Qué importancia tiene esta cualidad humana para la vida? Las personas resilientes suelen adaptarse mejor al entorno, tienen mayor control de sí mismas ante las dificultades y son más aptas para afrontar retos. Por lo tanto, estos individuos pueden desarrollarse más plenamente y tienen más posibilidades de tener éxito y ser felices. Así, una persona resiliente se sobrepondrá con mayor facilidad y rapidez ante la pérdida de un ser querido, de un empleo o una crisis personal, que una persona que no ha desarrollado esta característica.

Resiliencia_Nueva_Acrópolis_El_Salvador_Estoicos

Los problemas y las dificultades son parte de la vida diaria de las personas desde siempre. En todas las épocas y culturas, los seres humanos han debido aprender a adaptarse y salir a flote en casos de adversidad. Diversas corrientes filosóficas han intentado ayudarle al ser humano a fortalecer su carácter y brindarle una solidez que le permita afrontar los problemas naturales del devenir de la vida. Una de las corrientes de pensamiento que se ocupó de este tema es la filosofía estoica, que surgió hace más de 2000 años, en el 301 A.E.C.

La filosofía estoica plantea que el ser humano tiene la capacidad de ser verdaderamente libre y alcanzar una tranquilidad plena tan solo cuando logra ser ajeno a las circunstancias externas. Esto no significa ser indiferente a la realidad, sino más bien la clave está en: discernir qué cosas están realmente bajo nuestro control y qué cosas no lo están; y reconocer que solo se puede actuar sobre aquello que está bajo nuestro control. En este sentido, la filosofía estoica ofrece herramientas psicológicas valiosas para todos los seres humanos respecto a la actitud que debería tomarse ante las dificultades. Por poner un ejemplo, una máxima célebre del estoicismo dice: “Si algo tiene solución, ¿de qué te preocupas? Si algo no tiene solución, ¿de qué te preocupas?”

Resiliencia_Nueva_Acrópolis_El_Salvador

Regresando al principio, la resiliencia y la filosofía estoica comparten la característica de ayudarle al ser humano a mantenerse erguido ante las dificultades, manteniendo la estabilidad de ánimo y siendo creativo ante los períodos de crisis con el objetivo de salir renovado y fortalecido. Si el ser humano actual buscara más desarrollar estas cualidades, sería menor la cuota de dolor y angustia que debe pagar por las dificultades inherentes y naturales al transcurso de la vida. De lo que se trata, entonces, es de “preocuparse” menos y “ocuparse” más en dar a nuestra vida el curso que nos haga seres más felices y plenos, independientemente de las circunstancias.

 

Albert Girón Duarte, instructor de Ética de Nueva Acrópolis El Salvador

 

Este es solo uno de los muchos temas que abordamos en nuestro curso “Filosofía para la vida”. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *