No somos tontos y Netflix lo sabe

Tres películas para desenmascarar la manipulación mediática (y que puedes ver en Netflix).

Hace casi 2,500 años el filósofo griego Platón obsequió a la humanidad, en su libro La República, un relato alegórico de gran valor simbólico conocido como Mito de la Caverna. El famoso mito narra la historia de unos hombres encadenados que solo conocían sombras que daban por realidad; hasta que a uno de ellos mira hacia atrás, descubre el engaño y decide salir de la caverna hacia el mundo real (para más detalles invitamos a leer “Una plática con Platón” publicado previamente en esta serie).

Hoy, utilizaremos el mito para colocar en perspectiva uno de los fenómenos de la sociedad moderna: la manipulación mediática de la información. En este punto, vale la pena empezar por preguntarnos ¿Aquello que se nos informa responde a la realidad?, ¿o lo que recibimos es el resultado de filtros y filtros que buscan dirigir la percepción pública hacia determinados intereses?

La manipulación de la percepción pública no es un fenómeno nuevo. Sin embargo, hay algo que sí lo es. Si bien desde hace mucho se manipulaba la opinión a través de discursos en las plazas públicas, ahora, en un mundo globalizado se hace a través de medios mucho más potentes y de formas cada vez más sofisticadas, llegando a las masas de manera vertiginosa.

Hoy en día nos vemos bombardeados de información que llega a la palma de nuestras manos, muchas veces sin ser conscientes de su fuente, o incluso sin querer recibirla. ¿Y qué tipo de información se difunde? En un momento podemos leer acerca del descubrimiento de una nueva especie de oso panda y a continuación se nos informa que Corea del Norte está haciendo practicas nucleares y que los Estados Unidos amenazan con responder. ¡Vaya! Eso escaló rápido, ¿no? Pero, ¿acaso se tratará de información objetiva? ¿Se han exagerado sus proporciones? ¿Será que solo busca asustarnos para ganar un clic?

Ahora bien, el estar expuestos a avalanchas de información de dudosa credibilidad no tiene que significar que debamos conformarnos con las sombras de esta caverna de los medios de información. Y aquí es donde entra Netflix. El cine es parte de la industria del entretenimiento, sí, pero ciertamente también puede ser un medio de denuncia. ¿Denuncia de qué? Pues en este caso hablamos precisamente sobre la denuncia de la mentira mediática, la desinformación, tergiversación o exageración de los hechos a través de los medios de comunicación.

Es por esto que quiero recomendarte tres excelentes películas que ilustran de manera magistral el tema del que hablamos:

1. NIGHTCRAWLERS (Primicia Mortal), 2014

Un thriller sombrío que se desarrolla en la ciudad de Los Ángeles. Jake Gyllenhaal le da vida a Lou Bloom, un joven que descubre la emoción de ser un camarógrafo freelancer para noticieros amarillistas. Una magistral actuación en la que el personaje se va transformado poco a poco muy al estilo de Walter White en Breaking bad (es decir, simplemente genial).

Después de ver “Nightcrawlers” vale reflexionar ¿Alguna vez te has preguntado si las noticias se te presentan en su justa dimensión?

2. LA DICTADURA PERFECTA, 2014

Una película del director mexicano Luis Estrada, la cuarta de una serie de comedias negras que parodian la forma de hacer política en México. Damián Alcázar encarna al Gobernador Carmelo Vargas un político envuelto en un escándalo de corrupción imperdonable, pero que hará todo lo posible para llegar a la presidencia. Es así que contrata a una cadena televisiva para levantar su imagen. La forma en que lo hacen te dejará impactado.

Viendo la Dictadura Perfecta, surge la inquietud ¿Vivimos realmente en una democracia o estamos, más bien, en dictaduras disfrazadas?

3. OUR BRAND IS CRISIS (Expertos en crisis), 2015

Comedia dramática protagonizada por Sandra Bullock y Billy Bob Thorton. El filme se centra en Jane (Bullock) una asesora política retirada que acepta un último cliente, un candidato en Sur América que se encuentra 28 puntos por debajo de su contrincante. La consigna es ganar a cualquier precio, usando las estrategias de campaña más bajas y, por supuesto, la manipulación de la opinión pública a través de los medios de comunicación. “Si peleas contra monstruos por mucho tiempo, te conviertes en uno” le advierte Pat Candy (Thorton) el asesor estadounidense contratado por el candidato de la oposición. Este es un filme dinámico y entretenido, la actuación de Bullock, como siempre, aporta mucho a la calidad de la película y el mensaje final es contundente.

“Our brand is crisis” plantea la interrogante ¿Qué tanto nos creemos el “guion” cuidadosamente diseñado para hacernos responder a intereses creados?

 

Aparte de a ver cine de calidad, que es de por si un gusto, mi invitación es ver estas obras cinematográficas para repensar los lentes con que recibes los cientos de imágenes y titulares a los que te ves expuesto de manera cotidiana.

Cierro citando a Noam Chomsky en su libro Cómo nos venden la moto (1995) “El cuadro del mundo que se presenta a la gente no tiene la más mínima relación con la realidad, ya que la verdad sobre cada asunto queda enterrada sobre montañas de mentiras.”

Y tú ¿Piensas o eres pensando por otros?

Pedro Fuentes, Instructor Nueva Acrópolis El Salvador

Nota: Este artículo está inspirado en el artículo “No somos tontos” de Delia Steinberg Guzman (Directora internacional de Nueva Acrópolis) publicado en la página internacional de Nueva Acrópolis el 24 de abril del 2016. Puedes consultarlo aquí. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *