La libre elección

¿Somos realmente libres para tomar nuestras decisiones? ¿Podemos elegir lo que queremos?¿Las grandes corporaciones nos manipulan o son los gobiernos los que inducen nuestras preferencias?¿Tenemos libre albedrío para hacer lo que queramos?

Al reflexionar sobre nuestra vida, es decir, al tomar consciencia sobre ella y no vivir de manera mecánica, pueden surgirnos algunas de estas preguntas.

Nos sentimos tentados a creer, especialmente cuando las cosas van mal, que somos víctimas de las circunstancias, que otros deciden por nosotros y que no podemos hacer mucho para cambiar nuestra situación.

¿Tenemos la opción de elegir?

Algunos promueven la idea de que nuestras acciones están únicamente determinadas por las reacciones químicas de nuestro cuerpo, las cuales generan diferentes estados emocionales. Nuestros deseos activan estas reacciones químicas y generan diferentes respuestas en nuestro estado de ánimo. Entonces ¿somos determinados por nuestros deseos? ¿Pudieran condicionarnos si nuestros deseos fuesen manipulados?

Nuestras acciones también podrían estar condicionadas por presiones sociales, programaciones del marketing o simplemente por influencia de aquellos que tienen el poder económico o social.

La inteligencia artificial y el análisis de datos, datos que de forma masiva introducimos voluntariamente en la red, son usados por el marketing digital para vendernos artículos aparentemente sin que nos demos cuenta. Yuval Noah, escritor y profesor de la Universidad Hebrea en Jerusalén, en su libro “Homo Deus” expone el siguiente argumento:

La democracia y el mercado libre se derrumbarán una vez que Google y Facebook nos conozcan mejor de lo que nos conocemos nosotros mismos. La autoridad cambiará de manos: pasará de estar bajo el control de los individuos para ser propiedad de los algoritmos de la red. (1)

Un interesante experimento fue realizado por la universidad de Leicester: En una tienda de vinos, algunos días se ponía música tradicional francesa y en otros, música tradicional alemana. El resultado fue que, en los días de música francesa, el 77% de los consumidores compraron vino francés y en los días de música alemana, el 73% compró vino alemán (2, 3). ¿Manipulación?

Existen leyes de la naturaleza que no podemos cambiar y situaciones sobre las que no podemos decidir, como el país donde nacimos o la familia que nos acogió en nuestro nacimiento. Estas cosas simplemente es mejor aceptarlas.

Sin embargo, en este mundo de reglas, leyes, de mercadeo de alto impacto, de big data… aún considero que podemos elegir. La clave es una vida consciente, no mecánica; no somos robots programables, sino seres conscientes.

¿Cómo nos volvemos más conscientes? Usemos las clásicas preguntas de la filosofía: ¿De dónde vengo?, ¿Quién soy?  ¿Hacia dónde voy ? Éstas preguntas nos hacen reflexionar para aumentar nuestra consciencia y mejorar nuestra capacidad de elegir y de actuar de acuerdo con dichas elecciones.

¿De dónde vengo?

Esta pregunta no implica vivir en el pasado en añoranza de alegrías perdidas o sufrimientos sobre tristezas vividas. Esta pregunta debe llevarnos a reflexionar sobre recuerdos, sean agradables o no, y llevarnos a aprendizajes sobre lo vivido, que nos hagan conscientes de un tesoro que nadie nos puede quitar: nuestra experiencia. Con base a la experiencia podemos tomar mejores decisiones. No solo aprendemos por lo que hemos vivido individualmente, sino que la historia de la humanidad y las grandes enseñanzas de diferentes líderes y maestros también nos ayudan. La reflexión sobre las enseñanzas y nuestras experiencias nos llevan al camino de la sabiduría. Cuanto más sabios nos volvemos, más difíciles somos de influenciar, pues no es fácil manipular al sabio.

¿Quién soy?

No somos nuestros deseos, ni nuestros estados emocionales, ni siquiera lo que vemos todos los días en el espejo. Si vivimos pendientes de deseos superfluos somos fácilmente manipulables. Somos algo más… nuestro verdadero ser se manifiesta por medio de la voz interna que cuestiona, que se pregunta… ¿realmente necesitamos este nuevo reloj? Es quien nos motiva a ayudar a nuestro prójimo sin esperar nada a cambio, es el que nos hace voluntarios en una siembra de árboles. ¿Lo hemos escuchado alguna vez? ¡Claro que sí! Acerquémonos a él, escuchemos su fuerte y enérgica voz y así ser más conscientes de su existencia e identificarnos con él. Si tenemos una identidad clara no será fácil ser manipulados.

¿Hacia dónde voy?

El futuro es incierto, no depende completamente de nosotros, pero sí podemos ser más responsables sobre él. Nuestros sueños deben convertirse en metas claras, metas importantes, no solo incluir qué carrera deseo estudiar o cuánto dinero quiero ahorrar, debemos incluir qué clase de persona queremos ser, las habilidades que queremos desarrollar, los defectos que queremos superar y las virtudes que queremos potenciar.

Tenemos un gran potencial, podemos convertirnos en mejores seres humanos, poco a poco trabajando sobre ello. Y no solo ser mejores nosotros, sino que también cooperar para tener una mejor sociedad y un mejor país. No es fácil ser manipulados cuando sabemos adónde queremos ir, cuando tenemos metas en nuestra mente, en nuestro corazón y en nuestra alma.

Ser conscientes de quienes somos y de lo que queremos ser es la clave para la libre elección. La manipulación puede existir de las formas más sofisticadas, pero al estar conscientes seremos como el monje que al meditar no es molestado por el zumbido de algún insecto. Es decir, no cambia su ser ni modifica sus acciones por el ruido, pues su armonía interna opaca el insignificante ruido de lo externo.

Referencias:

  1. https://www.ynharari.com/es/book/homo-deus/
  2. https://mindhacks.com/2006/02/06/music-wine-and-will
  3. Adrian C. North, David J. Hargreaves, and Jennifer McKendrick? (1997). In-store music affects product choice. Nature, 390, 132.
    Adrian C. North, David J. Hargreaves, and Jennifer McKendrick? (1999). The influence of in-store music on wine selections. Journal of Applied Psychology, 84, 271-276.

Ing. César González
Instructor Nueva Acrópolis El Salvador

________________________________________________________________________

Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente una postura oficial de Nueva Acrópolis El Salvador.

Este es solo uno de los muchos temas que abordamos en nuestro curso “Filosofía para la vida”. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *