La Adversidad

La Adversidad blog Nueva Acrópolis

En la vida de las personas normalmente hay momentos de adversidad. No todo es fácil, siempre nos enfrentamos a dificultades, problemas y retos en las diferentes dimensiones de nuestras actividades. Momentos adversos en la salud, económicos, psicológicos o espirituales son el pan de cada día de la humanidad. 

La adversidad tiene diferentes niveles. Son pocas las veces que nos enfrentamos con situaciones tan difíciles que se salen de nuestras manos y normalmente tenemos las herramientas para superar dichos momentos.

Pero es importante realizar que los problemas y adversidades nos acompañan siempre. Los momentos difíciles son una parte natural de la vida. No hay que verlo como una visión fatalista o negativa de la vida, es un hecho, tenemos momentos agradables y oportunidades y también momentos no tan buenos y problemas.

De igual manera, tenemos que caer en cuenta que los seres humanos tenemos una gran capacidad de superar situaciones y superarnos a nosotros mismos. Es un hecho también que podemos ser mejores a lo largo del tiempo y también es interesante que la vida nos ofrece oportunidades para lograrlo.

¿Cómo superar la adversidad?

Superar la adversidad es posible, pero tiene que ir acompañado de la acción. La pasividad para enfrentar una situación es lo que nos dificulta superarla…. si nunca declaramos nuestro amor a la persona que amamos, difícilmente podemos tener pareja.  

¡El mundo requiere acción! Nuestras vidas toman sentido cuando asumimos responsabilidad sobre nuestros problemas y sobre las acciones; las oportunidades, la ayuda y los milagros aparecen cuando emprendemos la marcha. 

Una palabra más suave para las adversidades son los imprevistos; las herramientas modernas de manejo de proyectos asumen que los imprevistos no van a dejar de existir. Inconvenientes aparecerán cuando no lo esperemos y debemos asumirlos; esto no quiere decir no planear nada ni tampoco que el mundo es caótico. El mundo más bien es un sano balance entre orden y caos, y ambas situaciones son parte de la vida… Tal vez el reto es aceptar la dosis de caos o de orden en nuestras vidas.

Mucha gente se puede quejar de exceso de orden en sus vidas: mismos horarios, las mismas conversaciones con las mismas personas, los mismos lugares para salir a comer, etc. Obviamente un poco de caos, de aventura, de salir de la zona de confort es valioso en estas circunstancias. Pero no podemos abandonar el orden completamente, una estructura laboral o social es importante; un lugar familiar donde siempre serás bien recibido es valioso para cualquiera.

El reto humano es lograr balance, no podemos saltar entre situaciones extremas, debemos aprender a valorar las transiciones y no los cambios abruptos. Los cambios son necesarios, pero paso a paso. 

Las metas, sueños e ideales

En todo este juego de alternancias de orden y caos están nuestras metas, nuestros sueños, proyectos, y si queremos darle más profundidad están nuestros ideales.

Todos ellos nos guían, nos dan orientación para transitar el camino; probablemente por ello los pensamientos filosóficos antiguos lo llamaban “el sendero”. Todo sendero requiere una meta un destino final y aquí se vuelve valioso tener especialmente sueños e ideales.

Sin esta guía, simplemente no vemos, no enfocamos. Al enfocar aparecen cosas que antes no veíamos, que no tomábamos en cuenta. Al tener sueños e ideales “aparecen” cosas no previstas: coincidencias les llaman unos, sincronismos, otros. Milagros pudiéramos llamarlos también. El hecho es que si tenemos metas, sueños e ideales aumentan las probabilidades de lograrlos y además de disfrutar el camino hacia estos. Todo sendero tiene un sentido y una finalidad.

¿Cómo iniciamos?

Todo comienza con un paso, con un peldaño. Empecemos con pequeñas cosas o adversidades que queremos cambiar. Un poco de orden en tu cuarto, un dólar que ahorremos diariamente, un poco de ejercicio, una hora de sana lectura. Para construir algo necesitas los planos y poner ladrillo por ladrillo, cualquier proyecto tiene dificultades, ¿por qué la Vida tendría que ser diferente? Si superamos las dificultades podemos lograr nuestros sueños y sentir toda la fuerza de la Vida dentro de nosotros al realizarlo.

Tal vez podemos considerar al medio que nos rodea, incluyendo las adversidades, como catalizadores en el proceso de nuestra mejora y evolución. Es como el carbón que por influencia del medio (presión, temperatura y tiempo) se convierte en diamante. Enfrentemos la adversidad y hagamos brillar a nuestro verdadero Ser forjado por la adversidad y nuestra voluntad.

Ing. César González
Instructor Nueva Acrópolis El Salvador


Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente una postura oficial de Nueva Acrópolis El Salvador.

Este es solo uno de los muchos temas que abordamos en nuestro curso Filosofía para la vida. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

Otros artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *