Cuando la felicidad está en un globo…

pooh

Hace unos meses fui a ver la película “Christopher Robin”, les confieso que estaba esperando que se estrenara en cines, ya que de pequeña me gustaba ver esta caricatura con mi hermano. Tenía mis personajes favoritos: Puerquito e Igor, me parecían de lo más tiernos. En fin, no tenía mayor expectativa sobre la película, más que recordar con nostalgia una época de mi infancia, pero para mi sorpresa la película resultó ser mucho más.

La trama comienza con Christopher Robin y sus peluches en el bosque de los 100 Acres. Pero él se debe ir a un internado y pasan los años. Crece y, pasa lo que tiene que pasar, inicia “la vida de un adulto”. Está inmerso en su trabajo, tiene una familia, no tiene tiempo de jugar a las cartas, etc. Entonces comienza una crisis laboral y descuida a su familia… Pero para no contarles toda la película – porque les recomiendo que la vean- lo bonito sucede cuando los mundos de Christopher Robin y Pooh vuelven a unirse. A pesar de haber crecido, tener arrugas y canas, el osito identifica inmediatamente a Christopher Robin y la aventura comienza.

Christopher Robin, un reencuentro inolvidable / Walt Disney Pictures / Walt Disney Studios Motion Pictures
Christopher Robin, un reencuentro inolvidable propiedad de: Walt Disney Pictures / Walt Disney Studios Motion Pictures

Entre “frases tontas”…

No podemos olvidar la inocencia del Pooh y entre “frases tontas”, que causaban risa a la gente, el osito de camisa roja daba grandes lecciones de vida que no podemos dejar pasar por alto y en las que encontramos esas eternas gotas de sabiduría. Algunas que rescato son:

“Hacer nada, a veces te lleva a algo mejor”. ¿Cuántas veces en la vida nos sentimos agobiados, no encontrando respuesta para algún problema y de repente la respuesta estaba justo frente a nosotros? Cuando nos ofuscamos no vemos con claridad y a veces es mejor dejar fluir y no hacer nada por un momento, dejar que las aguas se calmen. Como dirían los estoicos “hay cosas que dependen de mí y hay cosas que no”.

“Yo siempre llego a donde quiero ir dejando el lugar en donde estaba”. Cuánta verdad hay en esa frase envuelta de tanta inocencia. La filosofía hindú enseña que el secreto está en la Acción… Para avanzar debemos actuar y caminar con la certeza que llegaremos a algo. Esta frase se complementa con la anterior, porque antes de avanzar primero debemos habernos detenido para saber hacia dónde queremos ir.

Otro diálogo entre Christopher Robin y Pooh dice:

— Pooh: ¿Cuál es tu día favorito?
— Christopher Robin: ¡Hoy!
— 
Winnie Pooh: ¡El mío también!

Quizá te interese leer: ¡Seamos como las luciérnagas!

Esto nos recuerda que lo más importante es aprender a vivir el momento presente, que solo cuando estamos en el aquí y en el ahora, es cuando podemos sacarle provecho a la vida, aprender de cada experiencia, ¡mantenernos vivos! Por último, me recordó que todos llevamos dentro un pequeño oso juguetón, inocente y preguntón, un pequeño filósofo natural. No me dejarán mentir, cuando éramos niños preguntábamos a cada cosa que se nos decía: “¿y por qué?”. No nos conformábamos con una respuesta, siempre queríamos saber más y más. En ese querer saber más, sin darnos cuenta y de manera natural íbamos profundizando y eso es ser filósofo.  

Todos llevamos un filósofo por dentro, siempre esperando por tener un poco de nuestra atención, que no importa lo ocupados que estemos en “la vida de adulto” él siempre esta ahí esperando a que en algún momento nos percatemos que hemos perdido algo importante. Preguntémonos ¿Cuándo fue la última vez que le presté atención a esa voz interior? ¿Cuándo dejé de preguntar con pasión y a conformarme con las respuestas preestablecidas? ¿Por qué dejé de profundizar? ¿Cuándo perdí contacto con mi “Yo-filósofo”? Nunca es tarde, y creo que ese Yo-filósofo es así como Pooh, muy paciente, siempre esperando a que Christopher Robin regrese. Así que solo es cuestión de tomarse un tiempo y recordar que el secreto está en ver la vida con ojos de asombro, nunca dar nada por sentado y vivir siendo feliz solo con un globo.

 

Lic. Eva Palomo
Instructora Nueva Acrópolis El Salvador

_____________________________________________________________________
Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente una postura oficial de Nueva Acrópolis El Salvador.

¿Quieres filosofar un poco más? te invitamos al curso “Filosofía para la vida”. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

 

Otros artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *