¿A qué le huimos los seres humanos?

a_que_le_huimos_los_seres_humanos

¿A qué le huimos los seres humanos?

Seguramente a varias personas les llamará la atención el título de este blog. Y es que, posiblemente, muchos le hemos huido a algo en algún punto de nuestras vidas: a un problema o conflicto, a un compromiso, a un recuerdo, a un temor, al dolor, a la enfermedad, a la muerte, a una persona, a nosotros mismos…

Pero si hay algo a lo que me atrevería asegurar que le hemos huido todos los seres humanos en algún momento es al presente.

Sí, aunque parezca raro, tenemos una dificultad casi irresistible para mantenernos atentos al presente. Los seres humanos nos distraemos con facilidad y solemos perder la atención ya sea porque regresamos a eventos pasados, nos ensoñamos en suposiciones y realidades alternas, o tendemos a irnos al futuro, que visualizaremos de una manera optimista o desalentadora según sean nuestras circunstancias.

Muchas personas podrían decir que esta tendencia a diluirnos del presente es un fenómeno inconsciente y pasa tan rápido que apenas nos damos cuenta que ya no estamos en el aquí y en el ahora.

Si lo vemos desde un punto de vista psicológico la inatención al presente tiene una serie de repercusiones: Es una de las principales causas de accidentes de todo tipo. El no vivir en el presente también nos causa dificultad para memorizar, pues no se puede recordar aquello a lo que no se puso atención. Probablemente también sea una de las causas más comunes de la infelicidad, pues si no se está “presente” uno no puede disfrutar la vida o, en palabras de Facundo Cabral: “no estás deprimido, estás distraído”. Por eso, si perdernos del presente es una tendencia inconsciente, es importante concienciarla y tratar de cambiarla.

Quizá te interese leer El mundo avanza…¿y tu?

Otras personas dirán que el presente es demasiado efímero, se acaba tan pronto te das cuenta, pues deja de existir y pasa al cúmulo de experiencias que llamamos pasado. Según esta postura, es básicamente imposible estar en el presente.

De acuerdo, pero entonces lo que sí es posible es mantenernos conscientes de la sucesión de esos pequeños instantes, de esos pequeños “presentes” que se van hilando momento a momento. En este sentido, la atención y la concentración son habilidades mentales que nos ayudan a focalizar nuestra conciencia y mantenernos anclados a los sucesos vigentes que debemos atender a cada paso.

Varias culturas orientales practicaron una diversidad de ejercicios de respiración y meditación cuyo único objetivo era estar plenamente consciente en el aquí y el ahora. La ciencia ha estudiado muchas de estas técnicas por sus efectos beneficiosos para la armonía y la salud.

En la psicología moderna la relajación progresiva, el entrenamiento autógeno y otras técnicas también hacen uso de nuestra capacidad para conectarnos con el presente a través de nuestros sentidos y la respiración. Existen corrientes como el mindfulness que justamente se apoyan en esta capacidad de mantenernos atentos al presente para hacer frente a una gran cantidad de padecimientos como ansiedad, adicciones, depresión, entre otros.

Parece entonces que dejar de huir del presente es un reto cotidiano para los seres humanos. Uno que de enfrentarse, nos permitirá irnos conociendo, dominando y conquistando cada vez un poco más.

Antes de terminar, me gustaría compartir un pequeño cuento Zen: Paseaban una vez un discípulo y su maestro. El discípulo dice: “Maestro, quiero ser rico. ¡Dame un consejo!”. A esto respondió el maestro: “¿Quieres ser rico? Abre tus ojos y mira y ve el bello color verde del prado que te rodea, abre tus oídos y escucha y oye el murmullo de la brisa en las hojas de los árboles, abre tus narices y huele el aroma a tierra mojada por el rocío matinal, abre tus manos y siente el frío del día que comienza…” El discípulo contestó: “Pero haciendo todo eso apenas seré un poeta y ¡nunca llegare a ser rico!”. Sonriendo, el maestro dijo: “Precisamente, si no lo haces, nunca lo serás; y si lo haces, habrás preparado tus sentidos para reconocer la riqueza en cualquier situación que te encuentres y aprenderás a guardarla para ti.”

Tal vez, si nos lo proponemos, lograremos estar más tiempo en el presente, más atentos en nuestra vida, podremos permanecer concentrados por períodos más largos y quizás hasta podremos vivir un poco más felices.

 

Dr. Albert Girón
Instructor Nueva Acrópolis El Salvador

________________________________________________________________________

Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente una postura oficial de Nueva Acrópolis El Salvador.

Este es solo uno de los muchos temas que abordamos en nuestro curso “Filosofía para la vida”. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

Otros artículos