El mundo avanza… ¿y tú?

Futuro

 

Desde mediados del siglo XX Alvin Toffler describía en su obra “El Shock del Futuro”, la evidente aceleración del desarrollo tecnológico, informático y científico que sacudiría al mundo en las décadas venideras.

Alvin Toffler
Alvin Toffler (1928 – 2016)

Durante milenios la humanidad basó su estilo de vida, principalmente, en un enfoque agricultor. Bastaron un par de siglos para migrar a un paradigma industrial. Ahora, en poco más de medio siglo, los avances tecnológicos nos han permitido entrar a una nueva etapa como humanidad.

¿Cuál ha sido el impacto de todo esto? Vivimos en un mundo globalizado, que permanece continuamente interconectado a través de dispositivos móviles “on line” y que constantemente se está actualizando y alimentando con nueva información.

Por ejemplo, durante el año 2016, de acuerdo al Scimago Journal and Country Rank, se publicaron en el mundo más de 3.3 millones de artículos científicos, que equivale a más de 9000 diarios.

La ciencia va creciendo, con nuevos conocimientos, descubrimientos y áreas de especialización. Pensemos en un campo: la tecnología. Cada día aparecen nuevos dispositivos, nuevas aplicaciones, actualizaciones y correcciones a programas informáticos, mejoras e innovaciones.

Además, aparecen nuevas corrientes de pensamiento e ideologías, los sistemas económicos, políticos y sociales van evolucionando también. El arte evoluciona, nuevos conceptos y vertientes surgen a lo largo y ancho del planeta.

Quizá también te interese: Yo resiliente

Cada día aparecen nuevas tendencias, ideas e inventos en diferentes ámbitos. En fin, las innovaciones son parte de nuestro diario vivir. Y podríamos decir que, detrás de todo este movimiento, hay una búsqueda constante de crecimiento, de superación y de perfeccionamiento a través de la evolución.

¿Y en la naturaleza? También hay un avance constante. El tiempo no se detiene, se dan las migraciones periódicas de los animales, se suceden las estaciones y los cambios climáticos. Los planetas siguen su órbita en torno al sol y así en escala por toda la galaxia. Sin embargo, en la naturaleza, más que innovación constante, lo que podemos identificar es una verdadera renovación.

¿Y el ser humano cambia? Sí. Pero, ¿avanza realmente? Es innegable que todos los cambios mencionados han tenido un impacto en la humanidad. Somos seres humanos modernos, con nuevas tecnologías, con nuevos estilos de vida, con nuevos conocimientos. Pero, ¿hemos avanzado realmente? ¿Podemos decir que realmente somos mejores seres humanos por tener múltiples avances científicos, mejores tecnologías, novedosos modelos económicos o modernas corrientes artísticas?

Es una pregunta que cada quien debe responderse a sí mismo. Tal vez nuestra continua búsqueda de la innovación nos ha llevado a olvidarnos de ese proceso natural llamado renovación.

Quizá también te interese: Sabiduría para el futuro

¿Y qué debe renovar el ser humano? Más allá de cambios físicos o de apariencia, debemos mirar hacia dentro: nuestro entusiasmo, sentimientos, ideas, sueños, nuestros anhelos y nuestras virtudes. Es en el interior de cada uno donde se encuentra el verdadero campo de acción, hacia donde estamos llamados al cambio y al crecimiento constante.

La filosofía extrae muchas enseñanzas de la naturaleza sobre cómo renovarnos y cómo regresar a ese movimiento natural de avance y progreso.

La renovación nos permite afianzarnos sobre las lecciones aprendidas en el pasado y crecer en la medida de nuestros potenciales interiores. Esta es la forma natural de avanzar como seres humanos y construir un mundo más bello, más justo y más bueno.

El mundo avanza, sí. ¿Y tú?

 

Dr. Albert Girón
Instructor Nueva Acrópolis El Salvador

________________________________________________________________________

Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente una postura oficial de Nueva Acrópolis El Salvador.

 

Este es solo uno de los muchos temas que abordamos en nuestro curso “Filosofía para la vida”. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

Otros artículos