Muchas Redes, poca conexión

salud y filosofía

Hace algunas semanas encontré en las noticias dos encabezados que me llamaron mucho la atención como médico y como filósofo:

“La epidemia de la soledad ya supera a la obesidad como amenaza para la salud” y “La soledad, un mal contemporáneo mundial que en el Reino Unido ahora es asunto de Estado”.

Las noticias anteriores, señalan que la soledad y el aislamiento es un problema de salud que afecta a más de 4 millones de personas en España y 9 millones de personas en el Reino Unido, representando el 13.7% de la población.

La soledad, por sí sola, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de depresión, entre otros problemas de salud. Increíble, ¿verdad?

Ahora viene algo más sorprendente. El informe de “We Are Social” y “HootSuite”, citado por Marketing 4 Commerce, que analiza la tendencia mundial en comunicación y redes sociales, indica lo siguiente en este año 2018:

  • Hay 7,593 millones de personas en el mundo.
  • Más de la mitad están conectados a Internet.
  • 42% usan redes sociales y el 68% tiene teléfono móvil.

¿Cómo es que habiendo tantos seres humanos en el mundo y teniendo en la actualidad tantos medios de comunicación, las personas se están enfermando –literalmente– de soledad?

 

Quizá también te interese Consejos Filosóficos para mejorar la salud

 

Y entonces pasa algo curioso: Uno puede estar rodeado por multitudes y, sin embargo, sentirse solo.

Los seres humanos somos seres sociales. El hacer grupos está codificado en nuestros genes y es necesario para la supervivencia, la salud y la felicidad. Muchos sociólogos y psicólogos lo han estudiado. Por ejemplo, Abraham Maslow, describe que la afiliación es una necesidad universal de los seres humanos.

¿Qué ha pasado entonces? ¿Será que hemos sacrificado las relaciones humanas duraderas y las hemos sustituido por un número de seguidores o “amigos” en una red social? ¿Será que ahora vivimos tan ocupados que dedicamos muy poco tiempo a cultivar verdaderas amistades? ¿Será que nos quedamos en un nivel de relación muy superficial y no dedicamos el tiempo y la confianza necesaria para conocer la gente que nos rodea?¿O acaso vivimos usando tantas máscaras todo el tiempo que ya no podemos mostrarnos realmente como somos ante los demás?

Uno de las frases más conocidas y antiguas de la filosofía es “Hombre, conócete a ti mismo”. ¿Podemos llegar a conocer realmente a otras personas, si nosotros no nos conocemos antes…?

En la filosofía podemos encontrar claves prácticas, válidas hoy día, para combatir esta nueva epidemia de soledad:

Ninguna cosa hay que tanto deleite el ánimo como la dulce y fiel amistad, siendo bien estar dispuestos los pechos para que con seguridad se deposite cualquier secreto en aquel cuya conciencia temas menos que la tuya, cuya conversación mitigue tus cuidados, cuyo parecer aclare tus dudas, cuya alegría destierre tu tristeza y, finalmente, cuya presencia deleite tu vida”.
Lucio Anneo Séneca, De la tranquilidad del ánimo, libro VII.

De los bienes que la Sabiduría ofrece para la felicidad de la vida entera, el mayor con mucho, es la adquisición de la amistad”.
Epicuro, máxima capital XXVII.

Quizás entonces, más importante que tener cientos o miles de contactos en nuestras redes sociales, es que aprendamos nuevamente el arte de conectarnos con otras personas, de ser auténticos, de dedicarnos tiempo, de brindarnos confianza, de tenernos paciencia, de procurarnos el bien y de disfrutar de la compañía y las conversaciones con otros, que así sean unos pocos, pero se convierten en uno de los tesoros más preciados para cualquier ser humano.

La verdadera amistad, la amistad filosófica que te aprecia simplemente por ser quien eres, es más necesaria que nunca para un mundo con millones de habitantes, pero sumido en soledad.

El ungüento y el perfume alegran el corazón, y la dulzura del amigo más que el consejo del alma”.
Proverbios 27, 9.

 

Dr. Albert Girón
Instructor Nueva Acrópolis El Salvador

________________________________________________________________________

“Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo son exclusivas del autor y no representan necesariamente una postura oficial de Nueva Acrópolis El Salvador.”

Este es solo uno de los muchos temas que abordamos en nuestro curso “Filosofía para la vida”. Si te interesa conocer más, haz clic aquí para tener más información.

Otros artículos